Los centros escolares han permanecido por tradición sometidos a las exigencias burocráticas, mismas que no son suficientes para responder a las necesidades y retos del contexto actual, pues los cambios e innovaciones constantes en la educación, han exigido a los directivos una  revaloración sobre sus funciones de vigilancia y control.