Entendemos que los  toxicómanos, cada uno en su singularidad, son la expresión individual de un fenómeno social en la particularidad de esta época.

Definido desde la epistemología de la complejidad, este fenómeno social se expresa de múltiples maneras y define un campo de problemas transdisciplinario.

Este campo está determinado por múltiples discursos disciplinarios que entran en juego en su abordaje y esta impronta está presente  tanto en  la práctica clínica individual,  familiar e institucional, en el diseño e implementación de programas de prevención y cualquier otra intervención  en esta temática.

Las unidades  fueron  pensadas cumpliendo cada una una función dentro del programa de la materia,  para  comprender  la especificidad del abordaje con familias en los dispositivos de prevención y tratamiento de la drogadicción.